artesanías argentinas diseño de indumentaria cursos tejidos velas diseñadores Argentina centros de estudio

Inicio

Capacitación

Servicios

Publicar

Informes

Nuestra empresa

Registro de marcas

Productos en demanda

Artesanías

Indumentaria

 
 

 

Historias, leyendas y sentimientos

El origen de la bombacha criolla UN VIAJERO DE AMÉRICA DEL SUR
Horizonte de antaño  Tradición Artesana
Los carros de Bs. As. en 1949 ¿Quién habrá Inventado el telar?
Por una mayor conciencia turística ¿Como curar el mate?
El Artesano

Subir

TRADICIÓN ARTESANA

Siguiente
 

 

Argentina posee una sólida tradición en artesanía. Sus primitivos habitantes supieron desarrollar gran habilidad para confeccionar utensillos cotidianos, herramientas, textiles y adornos personales, con gran criterio estético.

Hoy en día los indígenas de Argentina construyen una diversidad de objetos utilitarios, dado que aún las técnicas perduran, no solo en las comunidades aborígenes, sino también en sus descendientes mestizos y criollos.

Con la llegada de los europeos a América, las técnicas y los resultados estéticos se fueron transformando, y en algunos casos quedaron amalgamadas ambas culturas en objetos que representan a la Identidad Nacional.

Quizás el símbolo mas notable de esta fusión sea el Gaucho. Tanto su atuendo, su poncho, sus bombachas, su rastra, su faja, sus botas de potro, como las herramientas que solía usar para la caza y la defensa, lazos, boleadoras, facón (cuchillo grande y filoso), así como espuelas, monturas, riendas y aperos para su caballo, eran confeccionados por él mismo o por su mujer, con una finalidad netamente práctica.

Instrumentos musicales como el bombo y la guitarra, supieron acompañarlo en los fogones donde se reunían cantores y payadores. A lo que se suma el acordeón en el Litoral, quenas, erkes, y charangos en los Andes.

De acuerdo a la geografía y a las costumbres de los diferentes lugares, el gaucho, su indumentaria y sus herramientas, adquieren diferentes matices. De ese modo, un gaucho surero difiere de uno del litoral, del Chaco o de Salta.

Origen y Tradición


En su origen, la artesanía en la Argentina cumplía el papel de autoabastecer a quienes la realizaban, pero no posee tradición de mercado como en otros pueblos de Latinoamérica (Bolivia por ejemplo).

Con esto queremos decir que los antiguos artesanos realizaban productos para su uso o consumo personal y a veces el de su comunidad, pero no estaban interesados en el mercadeo, ya que muchos de ellos también eran pastores, aunque si era habitual que los intercambiaran por otros, por materias primas, o por artículos de primera necesidad. . Por lo tanto, su producción no estaba hecha a una escala de mercado.

En nuestros días, el trueque sigue siendo en algunas comunidades una manera común de adquirir lo que necesitan

Otras veces la artesanía desempeñaba el rol de expresión artística de la religiosidad popular, siendo un fuerte vínculo con el legado de sus antepasados

Hoy en día las políticas de expansión turística ayudan a los artesanos a producir en mayor escala y a distribuir sus productos en ferias y exposiciones, buscando de esta manera el desarrollo sustentable de ciertas regiones donde la artesanía es parte de la forma de vida de sus pobladores.

De esta manera se garantiza una fuente de ingresos para los lugareños y se proteje la continuidad de oficios que de otra manera se perderían con el tiempo.

Por ejemplo en la Provincia de Catamarca, una de las regiones mas destacadas por la calidad y la variedad de sus artesanías (tejidos, cueros, cerámica, tallas en madera y piedra, etc), se han implementado dos programas de apoyo a la actividad artesanal y su inserción en los diferentes ámbitos de la economía y la sociedad.

Como nos comentó la Directora de Aresanías de esa provincia, Sra. Mirta Presas, el primero de los programas consiste en la reactivación de la producción artesanal y su efectiva comercialización; esto se relaciona con mejoras en la calidad de la materia prima (especialmente lana de camélidos) a través de programas integrados con la Secretaria de Hacienda provincial, capacitación a los artesanos para mejorar el producto e insertarlo con mayor facilidad en los diferentes mercados, esto incluye la utilización de medidas standard y una adaptación precio-calidad.

La distribución de productos manufacturados en mercados nacionales e internacionales, etc. El segundo programa se dirige al mejoramiento de la calidad de vida de los artesanos, que muchas veces viven en lugares aislados, careciendo de comodidades básicas y servicios

 

 
Subir

¿quién habrá Inventado el telar?

Siguiente
 

 

Pero ¿quién habrá Inventado el telar?  Probablemente los primeros telares tenían la forma mas elemental: dos ramas rectas, dispuestas en forma paralela, entre las cuales se tendieron los hilos de la urdiembre: para tensarla y poder cruzar la trama, la primera se ató a un árbol y la segunda a la cintura del tejedor: tirando el cuerpo hacia atrás, la urdiembre se tensaba y era posible tejer.  Más tarde, el hombre Inventó el bastidor: cuatro maderos formando un rectángulo; la urdiembre se tendía paralela al lado mayor y los hilos de la trama, paralelos al lado menor.  Para aliviar el trabajo y perfeccionar la labor Invento el hombre los lizos, varillas para mover al unísono hilos de la urdiembre, de modo que la trama se Introdujera en forma pareja y eficaz: más tarde se inventó la lanzadera y atando los lazos a unos pedales, hizo del  telar primitivo un aparato complejo, de gran practicidad.  El Renacimiento y la Revolución Industrial hicieron de la artesanía una Industria cuya mejor expresión actual, es el ultra veloz telar circular.  Pero estos modernos aparatos, tan automático, son casi telares sin tejedor.  En cambio aquellos viejos telares artesanales eran herramientas más próximas y mas sencillas, Eran como un plano de trabajo, un pentagrama en donde componer la sinfonía, un jardín donde cultivar las flores mas coloridas y hermosas.  Mansamente, en el viejo telar la técnica sencilla se brinda al servicio del arte, del arte mejor.

¡Qué lección, la del viejo telar! Dos direcciones contrapuestas, la del hilo de la urdiembre y la de¡ hilo de la trama, hallaban su armonía final en la consumación del tejido.  Y eso la lograba, el tejedor, hilo por hilo, punto por punto, repitiendo una y otra vez la misma y sistemática acción.  Pero el sistema fue dócil para el empeño de la Imaginación, e Introduciendo variaciones creativas en la técnica monótona y repetida, el tejedor logró hacer que el paño fuera obra de un arte inspirado y feliz ¡cuanto debiéramos aprender - en esta era del ordenador - de aquella fantástica capacidad artística del tejedor artesanal!: hacer que el tejido diga tantas cosas sin perder su virtualidad...

 

 
Subir

Como se cura el mate?

Siguiente
 

(extraído de:http://ar.scouts-es.net/Argentina/ELmate.html#curar)

Curar el mate

Cualquier tipo de calabaza que hallamos elegido para nuestro mate debe ser "curada". Hablando en criollo se suele escuchar que "el mate se cura cebando".

Pero esto es sólo una frase, que solo indica que a medida que se usa a la calabaza esta adquiere y refleja un sabor mejor. Recordemos que no se debería usar un mate curado y preparado como mate amargo si lo que vamos a usar es un mate dulce y viceversa...

Sin embargo la "puesta en uso" del mate debe ser con un proceso de curación. Y este se realiza en dos etapas: la extirpación de los hollejos y la adaptación al tipo de infusión a la que se le va a destinar.

Extirpación de los hollejos: Se comienza por llenar la calabaza nueva con una cebadura usada (yerba usada) húmeda. Se debe llenar con ella hasta la boca de la calabaza. Debe preferirse la cebadura del mate amargo pues la otra incorpora un sabor agrio a al corteza de la calabaza nueva. Realizado esto se le hecha un chorro de agua caliente y se la deja así durante un día.

Al día siguiente se quita toda la yerba, se enjuaga bien la calabaza. Luego, se raspa interiormente con el cabo de una cuchara a fin de arrancar de sus paredes los tejidos blandos que ya deben encontrarse semi-desprendidos por el efecto de la maceración provocada.

Se vuelcan los hollejos y se repite la operación entera durante un día más. Con el segundo raspaje puede considerarse terminada esta parte. Aunque si se lo desea, o en verdad el mate lo necesita puede realizarse una tercera o una cuarta vez.

Más de una vez me ha pasado de llegar a mis manos mates que necesitaron un solo raspaje. Para decidir que cantidad de raspajes realizar debe tenerse en cuenta el grosor de la calabaza y que tantos hollejos tiene... Es preferible no sacar un hollejo que romper la calabaza...

Proceso de adaptación: Reducido el mate a su corteza leñosa, corresponde adaptarlo previamente al tipo de infusión a que se lo destina.

Si el mate es una galleta, cuyo destino es el mate amargo, antes de ponerla en uso se la debe llenar con cebadura nueva, que se mojará con agua hirviente. Con esto se logra que la yerba largue rápidamente todo su sabor (lavándose) y con ello traspasar el sabor a la galleta. Debe dejarse así durante todo un día.

En cambio, cuando se trata de un poro, que es el mate destinado a ser dulce, para adaptarlo a este tipo de infusión se le echa un poco de azúcar (dos o tres cucharaditas) y, enseguida, una brasa bien encendida. Hecho lo cual, se tapa rápidamente la boca del mate y se lo agita con viveza, a fin de que el azúcar se queme del mejor modo. El azúcar y el humo de su combustión endulzan y perfuman ligeramente la corteza de la calabaza. Con este agite se puede estar cinco minutos sin problemas, es importante que el humo no se escape, y que se concentre en el porongo.

Me ha pasado que la braza se me ha apagado antes de tiempo, al contacto con el azúcar. De ello he podido sacar un "truquito" que me ha ayudado mucho y que en la actualidad lo pongo en práctica siempre. Como al carbón se le adhiere azúcar y se lo vuelve a poner a fuego esta se enciende, prendiendo fuego al carbón y con cuidado volviendo a pasar por toda la corteza interior del poro.

Después de que la braza se apaga y se enfría, se añade una o dos cucharadas de yerba y el mate se llena de agua hirviente, dejándolo así una o dos horas. Luego se vuelca su contenido y se lo deja secar, sin enjuagarlo. Hay quienes repiten la operación durante dos o tres días.

Aunque es posible que hagamos asado un día y de allí conseguir una braza al rojo para el curao' del mate es bastante difícil que lo hagamos dos días seguidos. En este caso recomendaría dejar estar a la braza sobre una hornalla de la cocina. La misma en la que se lo puede reprender si se apaga muy rápidamente. A mi me gusta hacer esto dos días en el proceso de curación y reavivarlo cada tanto (cada dos o tres meses) para que no pierda el sabor.

 

 

El Artesano

Hace muchos años (mas de 25) leí esta cita bíblica sobre los artesanos, me pareció maravillosa

Alberto Sergio Terrani

 

 

De igual modo todo obrero o artesano, que trabaja día y noche; los que graban las efigies de los sellos, y su afán se centra en variar los detalles; ponen todo su corazón en igualar el modelo y gastan sus vigilias en rematar la obra.

También el herrero sentado junto al yunque, atento a los trabajos del hierro; el vaho del fuego sus carnes derrite, en el calor de la fragua se debate, el ruido del martillo le ensordece, y en el modelo del objeto tiene fijos sus ojos; pone su corazón en concluir sus obras, y sus vigilias en adornarlas al detalle.

De igual modo el alfarero sentado a su tarea y dando a la rueda con sus pies, preocupado sin cesar por su trabajo, toda su actividad concentrada en el número; con su brazo moldea la arcilla, con sus pies vence su resistencia; pone su corazón en acabar el barnizado, y gasta sus vigilias en limpiar el horno. 

Todos éstos ponen su confianza en sus manos, y cada uno se muestra sabio en su tarea.

Sin ellos no se construiría ciudad alguna, ni se podría habitar ni circular por ella.

Mas para el consejo del pueblo no se les busca, ni se les distingue en la asamblea. No se sientan en sitial de juez, ni meditan en la alianza del juicio.

No demuestran instrucción ni juicio, ni se les encuentra entre los que dicen máximas. Pero aseguran la creación eterna, el objeto de su oración son los trabajos de su oficio."

Libros Sapienciales - Escritos ínter testamentarios
Biblia griega de los setenta o Septuaginta (Canon Largo)

Antiguo Testamento (Apócrifo)
Libro del Sirácida Cap. 38 • Vs. 27-34

 

Subir

POR UNA  MAYOR CONCIENCIA TURÍSTICA

 
 

                                                                por: Antonio Torrejón

El habitante de nuestro país debe entender la. Conciencia turística como un aporte positivo en una alternativa para el desarrollo socioeconómico- cultural de nuestro lugar de vida, que aporta beneficios, individuales y colectivos, tanto para los lugareños, como para los forasteros (turistas).

Al plantearse problemas y situaciones que, de una u otra manera, entorpecen este quehacer, entendemos que surgen de conductas en la mayor parte de los casos, de personas que desconocen los valores y beneficios que brinda este fenómeno por lo tanto, crear, desarrollar o mejorar la conciencia turística, significa modificar actitudes para hacerlas compatibles con el turismo.

Sabido es que, para cambiar una conducta, resulta imprescindible mejorar la percepción sobre conveniencias" educar o instruir a las personas que tienen relación con la actividad en forma directa  o indirecta  e instalar en la gente, otras premisas de valoraciones  culturales  y  pecuniarias.

El turista" al ser un extraño al medio, por pertenecer en el caso de extranjeros a una cultura diferente a la existente en el lugar visitado puede generar problemas de integración. Tal individuo llega con una aptitud aguda sensibilidad, por lo que necesita hallar en quien o quienes son sus anfitriones una aptitud positiva que él pueda percibir y entre otras cosas lo predisponga a efectuar la mejor lectura, no solo de los atractivos, sino de las calidades humanas que lo rodean. Este tipo de visitante al pagar por los servicios que usufructúa pretende encontrar las calidades que le prometió el vendedor del tour o el mensaje oficial que lo convenció a llegarse. La reacción comprobada del turista satisfecho, al significar el 50% de la promoción convocaste a nuevos visitantes, para un “Centro o Comarca receptora”, implica que quienes prestan servicios turísticos, no sólo se juegan con ellos a cada instante la continuidad de sus negocios, sino que mucho mas allá, están actuando sobre la  posibilidad del éxito futuro, la continuidad de un –genuino- trabajo.

Hablamos de sensibilizar, educar o instruir de allí la palabra educación, tiene un evidente sentido antropológico. Se refiere al hombre y su participación en el cambio, que lo involucra en sus beneficios. La educación nace y muere con el hombre, todos, de alguna manera nos vamos educando durante toda nuestra existencia. Así adquirimos ciertos conocimientos, determinados y adoptamos otras conductas. En un marco más amplio, la vida de los pueblos depende en gran medida de la acción educativa. Gracias a ella conservamos nuestra fisonomía étnica y cultural autóctona y alcanzan niveles de vida cada vez más elevados.    

Hablar de educación es hablar de su ámbito mayor, la cultura, así la educación (Jorge A Barroso) ha sido creada de manera cultural que le proporciona su razón de ser, ya que la educación se nutre de cultura. Ahora bien, esta manifestación cultural denominada conciencia turística se da en una cantidad de campos muy extensa de la vida humana.

Sabemos también, que todos somos dignos de respeto, que de la dignidad surge su más sólido fundamento, el respeto que sentimos por nosotros mismos y el, que debe crecer por los demás. No Importa en la mayor parte de las ocasiones, lo que rodea al ser humano, sino su dignidad. Un comportamiento digno, es un espectáculo halagador y poco interesa que quien actúe de ese modo, esté elegantemente vestido o presentado, sea pobre o rico,  joven o anciano, sabio o desdichado lo importante es que la dignidad resplandezca en su conducta, en todo momento y lugar.                   ,

El visitante siempre espera ser informado de manera objetiva y sobria, con aptitudes honestas y cultas,  y especialmente con algunos matices de cordialidad. Estos deberes que deben cumplir quienes prestan servicios turísticos, generan con seguridad aumento y fedilización de clientes,  prestigio para el lugar y  para todos.

Para terminar tal conjunto de reflexiones podemos afirmar que la mayoría de los habitantes piensan que su responsabilidad frente al turismo, es mínima, que corresponde a los que le prestan servicios turísticos o remunerados, de allí la importancia que tienen los organismos oficiales de turismo, para que todos comprendan los grandes o pequeños roles que juega cada uno en esta compleja trama de bien común. La imagen turística, la debe crear por encima de todo el Estado, como “política de Estado”, por la vía de una sostenida difusión y educación, ­lo que le obliga a volcar el máximo esfuerzo, en estos aspectos esenciales que se nutren o se debilitan a partir de una adecuada conciencia turística, que nos involucre a todos..

 antoniotorrejon@arnet.com.ar

16 de MAYO de 2003

 

         Subir

 

Principal artesanías

Venta 

Cursos

Técnicas y proyectos

Tablón

 

Inicio  -  Publicar gratis  -  diseño web  -  ayuda en línea  

agregar a favoritos  -  Banners  -  política de privacidad

Optimizado para una resolución de 800 x 600 píxeles.  
©  2003-nexdesign.com.ar   -   nuestromercado.com.ar. Todos los derechos reservado